3 ago. 2014

¡Basta ya de feminicidios en Chimalhuacán, el país y en todo el mundo!

¡Basta ya de la violencia contra las mujeres!

Irinea Buendía, de Chimalhuacán, demanda justicia en el caso de su hija
Mariana Lima Buendía, quien fue asesinada por el policia judicial estatal
Julio César Hernández Ballinas. Foto Cuartoscuro

Reproducimos el siguiente reportaje del Grupo y Página en Facebook de la Red Nacional de Resistencia "¡Alto a la Guerra contra el Pueblo!

En Chimalhuacán el ambiente se volvió animado y combativo, mucha gente vio y escuchó los mítines y la marcha que el 25 de julio de 2014 recorrió varias calles de los barrios de San Juan, San Pablo, San Pedro y Santo Domingo. Al hacer una parada en el palacio municipal de Chimalhuacán, hubo un mitin de denuncia mostrando el carácter criminal del Estado que protege a los violadores y asesinos de mujeres; o que muchas veces las mismas fuerzas del Estado cometen. Después de este mitin más gente se unió a la marcha, que continuó su recorrido para terminar con otro mitin frente a la Procuraduría de Justicia de Chimalhuacán.

En “La Gaby” la gente se encontraba animada: algunos elaboraban sus pancartas, escribían en cartulinas lo que querían que la gente conociera; otros repartían volantes a los que pasaban por el lugar; unos más pegaban carteles con la cita de Bob Avakian donde habla que se tienen que romper todas las cadenas que oprimen a la mujer para realmente liberarla y liberar a la humanidad; otros al frente mostraban este cartel y las cartulinas que terminaban de elaborar. Los familiares de las víctimas que llegaron, nerviosos y animados platicaban con la gente, con algunos medios de comunicación que llegaron, y empezaban a conocer y vincularse con los activistas que también estuvieron presentes. Otros preparaban el sonido, mientras alguna gente cavaban en el suelo para colocar una cruz rosa grande como una señal de alerta que es una zona donde han violado, desaparecido y asesinado mujeres. Este es el ambiente que se podía observar en los preparativos antes de arrancar el mitin y la marcha.

¿Que quieren las mujeres de Chimalhuacán? ¡Justiciiiaaaa!; ¿Que quieren las mujeres del país? ¡Justiciiiaaa!; ¡¿Qué son los policías de Chimalhuacan?! ¡Asesinos y violadores!; ¡Los policías no son trabajadores, son el brazo armado de los explotadores! Retumbaron estos gritos fuertemente por todos los que estábamos presentes y así dio inicio el evento. Y tomaron el micrófono para denunciar sus casos o para dar a conocer a la gente quiénes somos y por qué estábamos haciendo la movilización. Así la gente pudo escuchar a la hermana de Mariana Lima denunciando que fue asesinada por su esposo, y que toda la autoridad lo ha protegido con el invento de que Mariana se suicidó. El asesino en aquel tiempo era policía judicial en el Estado de México y hoy es comandante de la misma corporación, un golpeador, violador y asesino del aparato represivo que es este Estado.

Alejandra Flores y su papá, que tomaron el micrófono en diferentes momentos, denunciaron al policía municipal de Chimalhuacán que violó a Alejandra y a sus dos cómplices, igualmente policías, que momentos más tarde asesinaron al novio de Alejandra. Ahora están detenidos pero las “autoridades” los protegen diciendo que “no hay pruebas suficientes” para condenarlos.

Norma Andrade una valiente activista contra el feminicidio en Cd. Juárez y en el país también tomó el micrófono y le dijo a la gente que estaba ahí invitada por los grupos que habían organizado el evento y que levantaba su voz junto con la de todos para exigir justicia y que se acabe con los feminicidios y la violencia contra las mujeres en Chimalhuacán y en el país. Y a través de ella pudimos conocer la desaparición y asesinato de la joven Abigail Pizano, quien acababa de cumplir quince años, y su cuerpo apareció cerca del lugar donde el policía violó a Alejandra. Norma fue la portavoz de esta denuncia porque la familia que asistió al evento no pudo tomar el micrófono por la impotencia, el coraje y el dolor que sienten por el asesinato de su hija y contra las autoridades que intentaron esconder el cuerpo de Abigail. Una vez más encubridores criminales, cómplices de asesinos.

La Red Nacional de Resistencia ¡Alto a la Guerra Contra el Pueblo! en el micrófono precisamente señalo y desenmascaró esta naturaleza del Estado ¡criminales y asesinos! Llamó a todos a forjar la resistencia amplia y decidida a nivel nacional para parar la guerra contra las mujeres que es parte de la guerra contra el pueblo. Invitó a la gente a unirse a la marcha, a levantar nuestra voz y a respaldar a las familias que valientemente estaban denunciando la violación, la desaparición y asesinato de sus familiares. Y denunció que estos crímenes se están cometiendo contra miles de mujeres en el país y el mundo. Así también llamó a unirnos y respaldar a Yakiri Rubí Rubio, una joven valiente que se defendió de su violador y ahora enfrenta la indignante acusación de “homicidio en exceso de legítima defensa” por el gobierno perredista del D.F. Hay que respaldar a ella, a Alejandra Flores y a las mujeres del mundo.

El Movimiento Popular Revolucionario (MPR) también habló de la importancia de forjar la resistencia amplia para cambiar el ambiente de miedo a lucha y denuncia y que a la vez luchamos por un cambio de sociedad, una sociedad nueva y liberadora. Y que el pueblo tiene que luchar, combatir los crímenes del Estado y su sistema y transformarse en un pueblo revolucionario.

“Codo con codo, hombro con hombro, Abigail, Abigail, Abigail somos todos”, “codo con codo, hombro con hombro, Yakiri, Yakiri, Yakiri somos todos”, “codo con codo, hombro con  hombro Alejandra, Alejandra, Alejandra somos todos”, “codo con codo, hombro con hombro Mariana. Mariana, Mariana somos todos”. Con estos gritos al unísono dio inicio la marcha. Una gran cantidad de gente salía de sus casas o desde sus ventanas observaban al contingente y escuchaban las consignas, o leían las pancartas y cartulinas.  Muchas de ellas también recibían los volantes que los compañeros les entregaban; otros del contingente pegaban en los postes la foto del policía violador de Alejandra y asesino de su novio.

En las tres paradas que se hicieron durante el recorrido y antes de llegar al palacio municipal, alguna gente se detenía y atenta escuchaba las denuncias que volvieron a hacer la hermana de Mariana, Alejandra y su papá, Norma, la compañera de la Red Nacional de Resistencia ¡Alto a la Guerra Contra el Pueblo! y el compañero del Movimiento Popular Revolucionario. Y el contingente crecía poco a poco con cada parada porque más gente se unía. En la parada que se hizo cercana al DIF, mucha gente que se encontraba por el lugar se detuvo, o salieron de sus negocios y escucharon atentamente las denuncias. Pequeños grupos de gentes hacían bola a las compañeras que repartían los volantes, les escuchaban e intercambiaban breves opiniones. Y más consignas se escucharon en todo el recorrido: “la Red Nacional contra el Estado criminal”, “El pueblo escuchando también está luchando”, “De norte a sur, de Este a Oeste, encontraremos a nuestras hijas, cueste lo que cueste”, “Muerte al Estado, que vivan las mujeres”, con alegría y coraje todos gritábamos las consignas.

Un poco antes de llegar al palacio municipal el contingente se nutrió mucho más porque nos alcanzaron y se unieron los compañeros de otras organizaciones que venían de Nezahualcoyotl y que también habían realizado una protesta por la mañana contra el feminicidio, y ambas manifestaciones nos encontraríamos en el palacio municipal de Chimalhuacán. Así que esos pasos antes del palacio municipal fueron más nutridos y combativos. La gente admirada abría paso y se unía para ser parte del mitin frente a las puertas del palacio municipal, y los medios de comunicación que esperaban la marcha atentos también rodearon a los manifestantes.

La gente que se encontraba en los jardines de la explanada del palacio municipal se arremolinó en torno de las mantas, cartelones y cartulinas, y escuchó las denuncias de los oradores. Aquí se escucharon las denuncias de Irinea Buendía madre de Mariana, así como a la representante del Observatorio Ciudadano Nacional Contra el Feminicidio, una compañera de CECOS, dos compañeros de organizaciones contra el feminicidio de Ecatepec, además de Norma Andrade, Alejandra y su papá, Fidel (un compañero del Consejo de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos-Chimalhuacán), la Red Nacional de Resistencia ¡Alto a la Guerra Contra el Pueblo! y el Movimiento Popular Revolucionario. Periodistas de los medios de comunicación tomaban fotos y entrevistaban al papá de Abigail, a Alejandra y a algunos de los participantes de la marcha.

“¡Asesinos, Asesinos, asesinos!, ¿Qué son los policías de Chimalhuacán? ¡Asesinos y violadores!” con estas consignas desafiantes se enfrentó una gran cantidad de los participantes contra los policías que resguardaban las puertas del palacio municipal que no permitían que cruces rosas pequeñas se dejaran justamente a la entrada del palacio. También fueron las consignas al retirarnos de ese lugar, y continuar el recorrido a la Procuraduría de Justicia. Pero primero dejamos una cruz grande rosa plantada en el jardín más cercano a la entrada del palacio municipal.

El contingente al salir creció más: alguna gente se unió y marchamos juntos hacia la Procuraduría. Nuevas consignas se escucharon en el recorrido: “¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!, ¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más!”

Finalmente llegamos a la Procuraduría y se realizó el último mitin. Al final varia gente intercambiaba opiniones entre sí; se estrechaban los lazos entre los familiares, otras personas y los activistas. Y varios  firmaban el “Llamado Urgente: ¡Alto a la Guerra Contra el Pueblo!” que la compañera de la Red Nacional de Resistencia ¡Alto a la Guerra Contra el Pueblo! leyó en el micrófono y resaltó la importancia de que todos los posibles lo firmaran.

Algunas opiniones al final platicando con la gente, consideraron muy importante que ambas manifestaciones confluyeran, se encontraran y se unieran, y se manifestara con mayor fuerza nuestro grito de ¡Basta ya de los crímenes contra las mujeres!, ¡Basta ya de feminicidios!.

Realmente fue un nuevo aire, muy alentador, que toda la gente de esta zona necesitaba y sigue necesitando para romper ese ambiente sofocante de miedo y aislamiento. Muchos, muchos realmente hicieron posible la participación y el ambiente combativo de la gente: los compañeros de COPACI y DELEGACIÓN que invitaron a otros; los compañeros de la Brigada Cultural Chimalhuacán que asistieron y elaboraron un gran cartelón; el maestro de baile que conoció a Abigail y que invitó a sus jóvenes alumnos y a la familia de Abigail; los compañeros de Mano Izquierda, Irinea, Fidel y los compañer@s de la Red y del MPR que volantearon; los familiares que vinieron e invitaron a otros a venir con ellos; toda la gente que corrió de voz en voz la realización de la marcha; toda la gente que con ánimo y entusiasmo nos escuchó, tanto días antes de la marcha como en el momento mismo. Todo eso y quizás muchas cosas más que la gente hizo por su propia cuenta, todo eso contribuyó y sigue siendo necesario para forjar un torrente de lucha para parar esta guerra contra el pueblo.

Invito a que otros escriban sus experiencias y opiniones sobre esta resistencia y movilización en Chimalhuacán. Es importante conocer los esfuerzos de otros. ¡Adelante!